La Abadía de Silberius

Este escrito es de libre acceso

Escrito el jueves, 14 de mayo de 2009 a las 00:00 h. por Silberius de Ura siendo Abad



Los pájaros

FOTO

Con la caída de la tarde, centenares de pájaros (de estorninos negros), se sumerjen en la frondosidad del árbol que habita el claustro, y con su alboroto, llenan de trinos y gorgojeos los oidos de los monjes que por allí pasan.

Yo me pregunto si los pájaros sólo buscan el refugio de las ramas del árbol, o si además, son capaces de percibir la energía que emana del monasterio. Esa energía que hace sentir tan bien a los hermanos, y a los huéspedes que nos visitan. Yo creo que si, que la perciben. Y algo más ha de haber, pues, a pesar de ser tantos, y por ende, presa fácil para algún cernícalo, o para algún halcón, nunca se supo de ninguno que frecuentase los cielos del claustro en busca de alimento.

A veces, cuando todos los pájaros están en el éxtasis de su trepidante parloteo, un monje da una palmada, y todos callan, como si entendiesen que se les está pidiendo eso.

Concluyo pues diciendo, que los hombres poco sabemos del mundo animal, y que seguro que a poco que nos interesásemos, como hizo el buen Francisco de Asís, otros conocimientos alcanzarían nuestra mente.

Queda dicho.

Identifícate
Lacre Abadía de Silberius
« La ruina ··· Requiem »