La Abadía de Silberius

Este escrito es de libre acceso

Escrito el lunes, 15 de noviembre de 2010 a las 00:06 h. por Silberius de Ura siendo Abad



La ermita

FOTO

De ciento en viento, cuando me lo permiten las innumerables ocupaciones que este pobre Abad tiene, recorro a pie, con paso ligero (que no es cuestión de andar despacio sin ningún motivo), el camino que lleva desde nuestra Abadía, a la ermita mozárabe que se alza en un promontorio junto al río Hura, y que en tiempos debió ser cruce de calzadas romanas.

Procuro llegar a la última hora de la tarde, poco antes de que el sol se ponga tras el horizonte. La luz del paisaje me conmueve, me embriaga. La brisa penetra hasta mis huesos, inundándome una misteriosa sensación, un suspiro de algo atávico que aún perdura junto al edificio, y que puedo reconocer, sin saber qué es.

Algunas veces (debo confesar que cada vez menos), quedo a dormir sobre el suelo de piedra del soportal.

Al alba, desando el camino y vuelvo a la Abadía, más fuerte, más convencido, mejor guiado.

Identifícate
Lacre Abadía de Silberius
« Requiem ··· Un santuario celtíbero »