La Abadía de Silberius

Este escrito es de libre acceso

Escrito el lunes, 05 de noviembre de 2012 a las 11:20 h. por Silberius de Ura siendo Abad



La fuerza del deseo

FOTO

Siempre creyó este Abad, incluso desde muy pequeño, que aquello que se deseaba con fuerza, al final se acababa consiguiendo.

Desde muy temprana edad, recuerdo que dibujaba todo lo que quería alcanzar. En aquella época eran cosas materiales, claro: una bicicleta, unos walkie-talkies, un coche radiodirigido... y al final, todo acababa en mis manos (por obra y gracia de mis padres, evidentemente).

Con el tiempo, pensé que algunas de las pinturas y grabados rupestres respondían al mismo estímulo: dibujaban lo que querían alcanzar (la caza, los espíritus de aquellos animales salvajes, etc.), y aunque no sabe este Abad si esto era así, y si aquellos hombres del paleolítico dibujaban sus deseos, o aquellas pinturas y grabados fueron hechas con otra intención, paréceme coherente interpretarlas desde el sentir puro de un niño (que cada cual crea lo que más razonable le parezca, que ninguno de los que estamos aquí llevamos vivos desde entonces, y los que allí estuvieron, ya criaron malvas).

En cualquier caso, lo que sí que sabe este pobre Abad, es que aquello que se desea con fuerza, de corazón (sea una bicicleta, recuperarse de una enfermedad o accidente, o alcanzar un objetivo), acaba por conseguirse. Eso sí: tuve que dibujar muchas bicicletas y muchos walkie-talkies ;-)

Un fraternal abrazo.

Identifícate



Comentarios

Para participar debes identificarte.

Aún no hay comentarios.

Lacre Abadía de Silberius
« La Virgen de la Leche ··· El paisaje cambiante »